El documental Santuario Animal pretende ser el epicentro del proyecto santuario animal, mostrando a través de la experiencia de los fundadores de seis santuarios de animales españoles el día a día de un santuario, sus problemas, sus motivaciones, momentos especiales, momentos más duros, como se financian, cuanta ayuda reciben y un largo etc. de cuestiones que para una gran parte de la sociedad le son desconocidas.
En España existen unos diez santuarios de animales españoles.
Un santuario de animales es una instalación donde son llevados animales para que vivan y estén protegidos por el resto de sus vidas. Generalmente son animales maltratados, animales rescatados de granjas de producción y mataderos, animales abandonados y/o enfermos, etc.
Los animales residentes en un santuario tienen la oportunidad de vivir tan naturalmente como sea posible en un entorno protector, intentando que se respeten entre sí. Por ello, muchos de estos santuarios alimentan a los animales sin matar a otros animales para ello.
La diferencia entre un santuario y otras instituciones es que en el santuario los residentes del mismo son lo primero. Los santuarios actúan en beneficio de los animales y los cuidadores trabajan bajo la noción que todos los animales en el santuario, humanos y no-humanos, tienen la misma importancia. En un santuario, se rechazan las acciones tomadas en beneficio humano a expensas de los residentes no-humanos.
A diferencia de los refugios de animales, los santuarios no buscan colocar a los animales con individuos o grupos, en su lugar mantienen cada animal hasta su muerte natural, intentando que no se reproduzcan para poder dejar espacio a otros animales que lo necesiten. En algunos casos, un centro puede tener tanto las características de santuario como de refugio; por ello algunos animales pueden residir temporalmente hasta que se les encuentra un buen hogar mientras que otros serán residentes permanentes. Los animales no son vendidos, cambiados o usados para experimentación con animales.
Una de las más importantes misiones de los santuarios, junto con cuidar de los animales, es educar al público. La última meta de un santuario debe ser cambiar la manera en que los humanos piensan en los animales no-humanos y en como los tratan. Un santuario no está abierto al público en el sentido de un zoo; esto es, el público no tiene permitido acceder solo a ninguna parte de las instalaciones. El santuario intenta no permitir ninguna actividad que pueda producir un estrés innecesario a los animales.

Si quieres ayudarnos a difundir este documental realizando proyecciones solidarias en tu ciudad, puedes escribirnos al e-mail info@fundacionalmaanimal.org y te haremos llegar una copia.

12M DÍA INTERNACIONAL